Google+ Followers

martes, 28 de febrero de 2017


Una equivocación la tiene cualquiera y el TSJ que  debía  ordenar investigación penal a su presidente, lo hizo al diputado Freddy Guevara



En Venezuela están corriendo las gallinas tras de los zorros, la dictadura ha invertido los papeles de tal manera que cualquiera de sus actos parecen normales, por eso no llamó la atención que la Ministra de Asuntos Penitenciarios señalara que a los privados de libertad, en su mayoría delincuentes muy peligrosos, se están formando en el Socialismo para garantizar el futuro de bienestar y progreso para la Patria. Mejor futuro imposible, señora ministra.

El presidente de la república y el alto mando de la FANB, defienden sin ruborizarse siquiera al vicepresidente Tareck el Aissam, quien ha sido señalado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, de incurrir en varios delitos muy graves y la primera autoridad civil del país petrolero suramericano, secundando nada más y nada menos que por el ministro de la Defensa, no se han dignado siquiera, en mandar hacer una investigación, para probar ante el pueblo venezolano y el mundo que este señor, como los Chamos sobrinos de la pareja presidencial son inocente.

No lo hicieron y violentando todos los principios de respeto en cualquier democracia del mundo, e incluso en otros países no tan demócratas, el TSJ ordenó a la Fiscalía evaluar si se debe investigar penalmente al diputado Freddy Guevara por presunta “usurpación de funciones”, por el terrible delito de solicitar una investigación por corrupción contra el exministro de Petróleo Rafael Ramírez. Aquí pareciera que la revolución comunista ha puesto a correr a las gallinas, tras de los zorros, todo es al revés, porque quien debiera ser investigado es precisamente  el presidente del Supremo Maikel Moreno, por ser designado a un cargo, teniendo este señor un prontuario  policial muy oscuro.

La razón de tan tamaña barbarie según la ex presidente de la Corte Suprema de Justicia, Cecilia Sosa, este nombramiento dará curso a la corte en pleno con competencia de antejuicio de mérito y se iniciará una persecución contra los diputados de la Asamblea Nacional (AN) de la bancada opositora, a fin de desmantelar el Parlamento y lograr la desaparición física de ese Poder, porque el parlamento le dió en el mero centro cuando la MUD logró una mayoría en las elecciones del 6 de diciembre de 2015 que no esperaban, y que las damas del CNE no pudieron ocultar, ni tan siquiera maquillar, para que se viera el tamaño de la derrota del comunismo en Venezuela.

El slogan de Nicolás y su entorno  es: A los revolucionarios, “ni con el pétalo de una Rosa” . Y el pasado 16 de noviembre el Parlamento venezolano declaró la responsabilidad política de Rafael Ramírez y de Javier Alvarado Ochoa, (presidente de una filial de PDVSA), por su presunta implicación en casos de corrupción, luego de que la Comisión de Contraloría del Parlamento investigara a la estatal petrolera, esto obviamente no gustó al dictador y mucho menos que el diputado Freddy Guevara, en ese entonces presidente de la esa comisión, solicitara a la Fiscalía iniciar una investigación contra Ramírez por estos hechos de corrupción que representarían, un desfalco de más de 11 mil millones de dólares, También el parlamentario consignó un expediente en el que, según él, hay “más de 3.000 documentos probatorios” de “irregularidades administrativas”. Esto no lo perdona ni el presidente venezolano y mucho menos el cubano, que es al fin y al cabo el que verdaderamente manda en la patria de Bolívar.